viernes, agosto 31, 2018

Buena muerte

Creo que podría cerrar la rotación de paliativos con una reflexión personal que no le interesa a nadie. Pero si lo escribo es porque necesito organizar mis pensamientos. Y si lo publico acá, es para volver a leerlo cada vez que lo necesite.
Hoy en la tan esperada jornada PAMPA, nos detuvimos un segundo con la siguiente pregunta ¿Qué es la buena muerte?
Primera ley: Cuando haya preguntas difíciles, repreguntar. Es como agarrarle la mano al que pregunta y sacarlo a bailar para que de un giro de 360º.
Después de todo, la respuesta la tiene cada uno. Y todas son distintas.
Y yo pensaba, que la pregunta estaba bastante sesgada. Porque si así está escrita es porque hay siempre una mala muerte. Y aquí está la cuestión.
Y mientras el público daba su opinión, yo seguía pensando por dentro... qué papel importante tenemos los médicos en la vida de las personas, en la muerte y qué poco sabemos de todo. (Importante en cuanto al acompañamiento) Me sentí pequeña, porque como residente, no sólo tengo nociones básicas de medicina, sino que como cultura general soy muy ignorante. Me encantaría conocer todas las religiones, culturas e incluso creencias propias. Debe ser un mondo increíble y asombroso, poder tener conocimiento de todo eso. Que también para ser realistas, bastante idóneo y ambicioso.
¿Qué carajo sabemos de la representación de la muerte de otras culturas?
Y todo nuestro trabajo, por supuesto, está orientando al pensamiento occidental y generalmente global y cuasi uniforme dentro de país. Y querido colega, pasemos a informar que esta basta tierra hermosa es un crisol de razas. Y que incluso podremos cambiar nuestro lenguaje para sentirnos progres e inclusivos... y es solo una forma mas de engañarnos. Porque no podremos conocer absolutamente todo, pero que en un pequeño municipio, en un pequeño área programa de trabajo, se incluyen muchas culturas. ¡Qué sabemos de la opinión de la sanación y de la muerte de los primeros pobladores, de los originarios, dueños de estas tierras!
La nada misma.
En fin. En principio.
La conclusión es esa.
Hay una sola.
Nacemos una sola vez.
Morimos una sola vez.
Y somos completamente pasivos.
Pero vivimos muchas veces, todos los días, somos instantes.
Y acá sí, depende nuestra actitud.

Hay una frase hermosa de BUKOWSKY que dice:
 ENCUENTRA LO QUE AMAS, Y DÉJALO QUE TE MATE.

¡Oh, maldita la sociedad de los poetas muertos! Solo los románticos tendrán una muerte bella.

martes, agosto 21, 2018

90 días


Porque nos fusionamos en los sentimientos
Porque colisionamos y arrojamos luces
Porque tus ojos son ese mayor espejo...
BUENA FE.


Paz y tempestad, que se parecen a ti.
Y este afán de hambre,
que querer comer el mundo,
de probar todos los sabores en tu boca.
De compartir toda la variedad de vinos
y de escritores.
Esta sensación de girar en los caminos
de las rutas que nos unen
de las lenguas que se mezclan
el proyecto deseando frutos,
da la inestabilidad y el miedo
con la misma fuerza y seguridad
con la que me abrazo a vos y me enrredo
la misma que nos mezcla los colores
y nos confunde los pensamientos
y nos funde el mañana.
Aquella que me hace grade y poderosa
y me convierte en poesía subversiva
y en mi sonrisa brilla
estrellas fugaces en mis pestañas,
es la misma que me hace temblar
y rasga el suelo si no te veo,
en cada despedida.
Y todo esto que no me cabe en el pecho
que sigue creciendo
cuesta lo que te extraño cuando te alejas.
Vale este maravilloso efecto en uno,
cuando está partido a la mitad
cuando vive en dos lugares a la vez
cuando late solo en uno...
Perder la seguridad de tener todo controlado.
Es confiar el corazón.
Caer, tocar el fondo, enterrarse
Levitar, volar alto, apunarse
Enamorarse.

jueves, agosto 02, 2018

Conversaciones con Isauro.

-¿Qué te pasa?- Preguntó ella.
-Nada. Me quedé pensando... que hace mucho que no me decís por mi nombre.
-Bueno, si no te gusta que te diga amor, entonces voy a decir tu nombre.
-No es por eso boluda- dijo él- es que me quedé pensando como el amor reemplaza todo.
-Es que así se llama cualquiera, por ejemplo Nieto C, y el señor del quirofano tiene tu nombre completo repetido. Fernando, hay muchos. Amor, hay uno solo.
-Por eso, el amor reemplaza todo.

El amor reemplaza cualquier cosa, pero es irreemplazable. 

lunes, julio 16, 2018

Pañuelos verdes.

Mundial sería que se respetaran los derechos humanos, pero es el mismo ser humano el que se los falta, porque debe ser el animal mas culiado del mundo. Fíjese.
Saltan simios en las discusiones. Y son todas válidas.
Para una ley, no es crucial la postura individual, la religión, la ética. La subjetividad es una creación hermosa para hablar frenéticamente en un monólogo interminable, para que se arme alto kilombo y se caguen todos a puteadas. Pero para una ley, lo que importa son las estadísticas. Lo que la sociedad necesita. Lo que la realidad muestra, lo que los medio muchas veces no.
Yo puedo decir "Amo a un negro fiero, compañero" y pasa el Roca a su lado, o el viento de la cordillera. Lo mismo digo en opiniones. Gastemos energías en acciones.
"No cuentes conmigo" es como decir religiosamente "Que te ayude Dios". Es como darle la espalda a aquel que necesita una mano.
Vocación de servicio no todos. Y servicios con vocación, está por verse.
Está el juramento Hipocrático y el juramento Hipócrita.
Yo lo respeto compañero, créame.
Lo único que espero es que sea humano (Ni medico, ni hermano, de pagano, ni cristiano).
Que si alguien acude a su llamado con desesperación, con tristeza, con dolor, pueda decirle con enorme humildad "Yo no puedo, pero hay otros que sí lo pueden ayudar. Cuente conmigo, cuente con ellos".

miércoles, mayo 23, 2018

Los niños de la Nueva Esperanza

Hoy vino Gio al control de niño sano. (Y que sea siempre por sano y no por patológico). Traía un hermoso muñeco con la camiseta de argentina que por supuesto tenía un 10 en la espalda. 
-Mirá- me dijo mostrándomelo. 
-Waw que bueno que está. ¿Qué es este peluche? 
-De mundial
-Está genial, ¿y vos jugás al futbol?- me dice que sí- ¿y metes muchos goles?- me dice que sí- ¿y qué jugador te gusta? 
-Messi- Y si, obvio. 
-¿Y quién más?- ese es mi espíritu amador de los personajes secundarios, pero como soy muy mala para el futbol no se me ocurrieron muchos nombres. -¿Higuain también? 
-No, Higuain no- me dice el mocoso- porque patea con la mano- Y ahí nos estallamos. -Messi y el huevito acuña- cuando le pregunto cuál es más capo responde: Los dos. 


ZAPALA 💖

CCT

¿Quién les hizo creer que el móvil era la guita? Astucia pura, así manejan los títeres, los grandes ladrones que se quedan con el pescado fresco. Y tampoco es tan difícil de entender, ya lo dijeron en esa serie que miramos todos como nabos. La fuerza más grande es el dinero, capaz de unir enemigos y separar hermanos... todo por la herencia. 
Nunca se trató de eso. 
¡Y qué pena pensamiento tan básico! 
Porque uno no piensa en su bolsillo, sino en un ideal romántico que sabemos que no existe pero con la esperanza de mantener lo que tenemos en esta provincia que parece mejor que las demás. Que adoptamos como hogar, dejando casa lejos, en parte por eso. Y además si así lo fuera, si uno realmente pensaría en el bolsillo individual, no se arriesgaría a los descuentos de pasarse el presentismo por el orto. 
Cuando se mueven masas, cuando protestan almas, es por un espíritu colectivo que no todos logran identificar. Es por algo más, por alguien más. 
Porque incluso aquellos que estén ligados a distintos sindicatos, pueden luchar por los derechos de los otros trabajadores. Todos los trabajos son dignos aunque algunos se sientan más bastardeados que otros. La dignidad hay que gritarla. 
Pero tampoco sé quién les dijo que icé mi título para flamear por sus rostros y creerme mejor que otro. El esfuerzo y el orgullo siempre fue mío... y de mis padres... aunque no hay título más noble y que quiera más que el de poeta 💗el resto es pura huevá. 
Mi bandera será por siempre celeste y blanca. Y en ella estamos todos. 



Cuando veamos que la patria es el otro, empezaremos a prosperar.


jueves, mayo 17, 2018

y Juan dijo "Hay que aprender a resistir, ni a irse ni a quedarse, a resistir"



Hablemos con propiedad y que se vaya todo a la mierda. Porque de hecho, ya se fue.
Hoy no es un jodido jueves, hoy es una verdadera poronga.
Sepan disculpar el léxico. Será solo por hoy, mañana seré dulce, y apaciguaré mis aguas. Voy a ir temprano al hospital, me voy a pasar el presentismo por donde me lo pasé todos estos días. Y a lo largo de la mañana caminaré por los pasillos abrazando compañeros, como hice todos estos días, porque es una necesidad mía.
¡Qué difícil levantar una construcción cuando hay hermanos vende-patria y sindicalismo mafioso que se aprovecha de la ignorancia que se deja comprar!
Hoy es esto, un día gris, mañana será otro día.
No todo está perdido, porque la única lucha que se pierde es aquella que se abandona.
Es cuestión de seguir creyendo/creciendo/floreciendo.
La luz, es el otro. Incluso en un día nublado. Un mate compartido, una charla al pasar, un desconocido.
“Hay que aprender a ser buena persona” Me dijo el técnico más piola que vino a hacerme la instalación.
Me contó de la mierda que hay en el ejército, y yo le conté de la mierda que era el convenio.
Me contó como su esfuerzo no valía nada hasta que decidió cambiar, me contó que se retiró y le dijeron que no iba a encontrar futuro y que no servía para nada. Me contó cómo consiguió laburo a los pocos meses, que hace lo que le gusta, que lleva su casa adelante, que ayuda a las personas desde su lugar.
Hoy era una poronga, un ex soldado NN le puso un poco de optimismo a mis mates.
Mañana floreceré más fuerte. Y recordaré las palabras de Juan.
Por algo somos resis. 


domingo, marzo 18, 2018

Alegre porque el final feliz no la había desilusionado, cerró el libro, aunque no terminó de despertar del todo. Giró sobre el césped verde y miró el cielo que extrañamente en ese momento era rosa. Ese color hermoso que aparece cuando lucha la tormenta contra el sol durante el anochecer.
-La revolución es este cielo abierto- dijo risueña
El sorbió el mate de un saque. Tenía la mirada gris, geométrica, calculadora. Suspiró. -¿La qué?
-La revolución- repitió ella volviéndose para mirarlo a los ojos.
-Ay Justina, dejate de joder, eso no existe. Es un cuento que inventaron para los pibitos.
-Sí que existe, aunque todavía no.
-No existe realmente, existe como concepto- ella lo miró fijo- A ver, ¿qué es para vos la revolución?
-La revolución empieza por uno- dijo indecisa.
-La revolución son los huevos- se reincorporó y dejó sus apuntes a un lado.
Justina suspiró y puso cara de fastido- ¡qué fino!
El se sentó a su lado muy cerca, hasta que sus labios quedaron a escasos centímetros y esas falta de oxígeno o el rubor en algún otro lado del cuerpo la hizo marear. Facundo le agarró suavemente los cabellos negros ondulados, penetrandola sus ojos grises juguetones y pícaros. La tumbó sobre el suelo, y la acorraló entre sus extremidades. Se sentía ebria a pesar de haber tomado mates toda la tarde. Cerró los ojos y lo último que vio fue el cielo rosa. Sus labios se encontraron sin prisa suavemente, dejando un recorrido que iba desde su cuello a la vertiente anhelada. Sus lenguas se chocaron ansiosas y danzaron y recorrieron lugares profundos.  Sentía el cuerpo de él tieso, rígido, ardiente. Sus manos suaves, su boca sedienta, los gemidos audibles.
Ella sentía su cuerpo rojo, cliente, temblar. Creía que en cualquier momento sus venas iban a estallar. Justo en ese instante, Facundo se alejó y se colocó  su lado, ella abrió los ojos y lo primero que vio fue el cielo rosa. Giró a un costado y lo vio con la respiración agitada sonreír.
-Hacer el amor es un acto revolucionario